Lugar en donde creo un mundo inexistente a partir de la propia inexsistencia con la fuerza vital de la existencia de todos los que quieren existir

14 dic. 2009


Moverme a ritmo del reloj a la espera de la noche que exhibe en el estío esa gala eléctrica en la bóveda celeste cuyo impacto es aquel silencio que amordaza mis sentidos.
Esta noche es la vencida, dónde el silencio me carboniza con el mismo ardor de esa púa clavada más allá de mi conciencia que recorre kilómetros de momentos hasta dejarme el sabor de una vida entera en los labios.
La espima que me ofrece día tras día y noche tras noche una manta mugrienta para soportar esa negrura buscada y deseada, la que tuerce todo lo desconocido hasta un inquebrantable hecho de perderme en ese orificio negro galáctico procreado a raíz del tedio externo , la que va Fundiéndome en una mirada atormentada en mitad de esa calígine quebrada de estrellas mientras se ve plagada de secretas añoranzas.

El único efecto es desear y repudiar otro insípido amanecer mientras te mueves a ritmo del reloj a la espera de otra noche que exhibirá en el estío de lima esa gala eléctrica en la bóveda celeste cuyo impacto siempre será ese silencio que amordaza mis sentidos