Lugar en donde creo un mundo inexistente a partir de la propia inexsistencia con la fuerza vital de la existencia de todos los que quieren existir

14 ene. 2010

Si alguien me hubiese preguntado que describiera al hombre con el que me gustaria yacer, el cuerpo que me gustaria lamer, los labios que me gustarian besar, la voz con la cual me hubiese gustado ser arrullada, la respuesta hubiese sido miguel.
Te recuerdo perfectamente por los detalles dispersos en el aire.
Debo crear un mecanismo perfecto para desterrar de mi memoria tu obstinada presencia que se aferra a imagenes donde tu rostro perfectamente delineado esta cada vez mas presente en los papeles doblados que simulan estar extraviados entre los libros que solias mantener en la gabeta de la primera habitacion donde en este tiempo la noche se convierte en un ritual a fin de ahogar el recuerdo de caricias excepcionales, frases extraordinarias, sexo presuroso, el calido aliento sobre mi cuello, y esos quejidos imperceptibles durante la entrega, ahogar esos recuerdos en orificios profundamente blancos. Disolver tu memoria en especial cuando en esta habitacion una melodia abarca cada rincon de este departamento y me solazo en una relacion furtiva de caricias que parecen definitivas, en la tentacion inexistente, la aventura irreal, en una ilusoria frase hilvanada, en un miguel ausente