Lugar en donde creo un mundo inexistente a partir de la propia inexsistencia con la fuerza vital de la existencia de todos los que quieren existir

27 jun. 2010

Mi estimada prosa de alcantarilla reluciente, escribo a latido en carrera atlética porque hoy hubo incendio cerebral y vomitaré esputo hasta que sienta despejado a mi estomago y las migajas de furia se alojen detrás de mí costilla. El sentimiento no sé plasmarlo entre el papel y el colorante y es que mi pensamiento no logra perfilarse. Aunque no tenga pene eyaculare en mi scriptura.
Yo, la niña de cabeza con neuronas remojadas el orden no lo obtiene ya que perdí higiene pero debo desvelar eso si que adquirí limpieza escrita y oral cuando se abrio el arcón de mis vocablos. Escribo para suavizar el grito de mi raciocinio, no para complacer a un niño con una fingida teoría del flow que no fluye ni influye. Y esque los bellos pensamientos jamás duran en alguien tan bello como tu.
Soy una niña difícil a dios gracias que no naci purísima, fui engendrada por los putos dioses de cráneo manoseado y carraspeado.
A veces soy el sonido de la tiza contra la pizarra colegiala, llevo violines en mi espino y soy tan aguda como pulida a punta de aguja. Sinfonías de odio para corazones de amor no me las entreguen en las manos porque me pica la palma.

Leeme, vístete de mí y regálame tu piel de iceberg.
Yo te amo desde el infierno celestial hasta el cielo subterráneo

2 comentarios:

  1. Una prosa poética filosa y degustable, por cierto. Persevera.

    Saluditos...

    ResponderEliminar