Lugar en donde creo un mundo inexistente a partir de la propia inexsistencia con la fuerza vital de la existencia de todos los que quieren existir

11 may. 2010

Una puñalada trapera de choque puso mis pies despojados en la arena movediza, la vida solo una idea preconcibida compuesta por su inocencia lujuriosa, me siento como la saturada de tanto vacio o la mujercita desértica por tanta flora,
¿Donde puedo hallar la dulzura en esas ásperas flores tropicales? , ¿donde encuentro la blandura en esa púa que tienes como Co,razón?, leyes de la infecta mala consciencia dice la madre de mi madre.
Ahora entregame la caja de tus desterrados, huerfanoS Y viudad; que se te acerque, innumerable, en procesión, toda la inmensa hermandad de traidores que fundaste.
Es entonces, bárbara, que caerás en la cuenta, por fin, de la salvaje paz que que se aproxima, ya no habrá más sonido que el de tu desasogado respiro a raíz de esa caótica confesion a dios , queda desértico el lugar de los feroces mares de sangre que arrastran a au paso aguas servidas, llantas viejas, aceite quemado y latas oxidadas dentro de ti, recién viene el momento glorioso del tatuaje indismulable que hermana a quienes lo ostentan, ese halo turbio y sutil que nos averguenza sin remedio, aquello que nuestra dulce señora aborrece: MI CREENCIA ATEA. A pesar del odio injustificable a dios día tras día y noche tras noche esa viejito virgen me recorre con sus yemas el rostro esculpido que tengo, me abrigo con su manto de dorada y en el hombre de majestuosa serenidad.

Y en el cielo, una voz repetía: quien más sola que tu, solo dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada